¿Andar o correr?

La creencia de que correr aporta mejores resultados que andar es bastante extendida. No obstante, hay algunas ventajas en la práctica de andar habitualmente.

Ha quedado demostrado que andar es tan efectivo como correr en cuanto a los beneficios que aporta a nuestra salud.

Andar o practicar el senderismo baja el riesgo de sufrir hipertensión, el índice de colesterol y la diabetes.

Además, andar castiga mucho menos las articulaciones que correr. La acción de correr impacta mucho más en rodillas, caderas, tobillos, etc.,  lo que puede acarrear consecuencias en las articulaciones al cabo de los años. 

Todos sabemos que el ejercicio es una parte vital para un estilo de vida saludable. Piensa que con tan sólo andar 30 minutos al día ya vas a notar mejoría en tu salud.

No dudes de su efectividad y empieza a moverte: siempre es mucho mejor que quedarse sentado en el sofá.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *